30 de diciembre de 2018

S.L.B.: UN AÑO DEMASIADO DURO PARA LOS ARGENTINOS - ELECCIONES Y CAMPAÑAS PROSELITISTAS - LA MEGACAUSA SIEMPRE APORTA NOVEDADES - PASÓ OTRO AÑO DE CORDOBESISMO - LA CIUDAD CAÓTICA Y EL 2018 - UN ANGELITO EN LA COCINA - EL HAMPA SIGUE BATIENDO RECORDS, ETC.

Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme los buenos” del 30/12/18 que emiten en dúplex la AM580 y la FM88.5 ambas de Radio Universidad de Córdoba.
Se despide el 2018
PARA LOS ARGENTINOS ESTE
AÑO  FUE  DEMASIADO  DURO
      Siempre es bueno aclarar eso de la coherencia a la hora de pensar y de opinar, cualquiera sea el micrófono que me toque encarar y como en este caso, ya sea en esta casa o por la AM810 pienso y digo exactamente lo mismo.
   Año vertiginoso si los hubo y en todos los órdenes, aunque los espacios a veces no alcanzan para una evaluación detallada de tantos aconteceres que de una manera o de otra nos marcaron.
   Aunque sin entrar en pormenores, la conclusión básica e ineludible es que seguimos vivos después de haber caminado por varias cornisas de angustias, estar en los terrenos de las incertidumbres y algunos, los más pesimistas que se dedicaron a plumerear el nicho cuando la vida aún les ofrece la maravilla del resurgimiento.
   Buen año para los dueños del dinero, la banca y los especuladores, a quienes el horóscopo les resultó demasiado favorable, porque es el sector que aprovecha todos los vientos, incluso aquellos que aparecen como destructores huracanes.
   La inflación no dejó su vieja e indomable costumbre de hacer daño, la inseguridad generalizada tuvo en su contra algunos flashes impactantes, pero el hampa con el dinero narco no deja de fortalecerse ni de expandirse, probablemente -como lo aseguran sus miles de víctimas- apoyada en leyes todavía benignas que le consagran su impunidad.
   Los mal disimulados movimientos de todos los sectores de la oposición, destinados a instaurar un molesto clima de ingobernabilidad responden a un plan elaborado, frente a un gobierno a veces irresoluto y que cuando adopta determinaciones lo hace sin convicciones con un cuestionable sentido del manejo de la información, lo que le resta espacio a la hora de defender medidas netamente impopulares.
   La herencia recibida perdió su consistencia de excusa y la actual oposición aplaudió esa derivación a los olvidos, hasta que los cuadernos de la corrupción que afectaron incluso a encumbrados empresarios reactivaron su vigencia, adelgazada, pero vigencia al fin.
   Nuestro dolor por el destino de los 44 compatriotas del ARA San Juan, la definición del caso Maldonado y la sombra de la prisión para muchos ex altos dirigentes políticos fueron parte de las novedades que aportó este casi extinto 2018.
   La brutal escalada en los precios de la mercadería para el diario sustento, las subas impositivas y el descalabro en los valores de los servicios fueron y siguen siendo las principales preocupaciones de la gente; las que acrecentaron la indignación y abrieron las puertas a las dudas acerca del futuro no tanto en el aspecto comicial, sino en las perspectivas acerca de nuestra calidad de vida.
   El G20 como rotundo éxito para el gobierno y una especie de invasión previa a la entrega del país, visto a través del prisma apocalíptico de la oposición que también descalificó el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, como si hubiéramos tenido otras opciones para superar un descalabro que no se diluye con mecanismos demagógicos.
   Un detalle saliente fue la también estructurada campaña feminazi -como muchos la calificaron- tendiente a la despenalización absoluta del aborto que aunque parezca desconexa, bien se la puede emparentar a la más reciente expresión con su delirante extremo de “muerte al macho”, de la mano de una tardía denuncia por un ataque sexual.
   Y si hablamos del dólar con todos sus vaivenes y caprichos, no fue tan cuco si tomamos en cuenta todas las agorerías que lo ubicaban en 50 pesos para este fin de año, aunque es para pensar en dos alternativas: está esperando lo que pase en Balcerce 50, en el campo con la soja o simplemente está haciendo la plancha antes de tomar envión.
   De todas maneras, es para preocuparse… y ocuparse.




¿Y gobernar?
COMICIOS Y CAMPAÑAS,  LAS
MAYORES PREOCUPACIONES
   Es bueno y alentador, además de una prueba de fortalecimiento de la democracia, saber que los políticos están en plena actividad ya sea si permanecen en funciones o están en las nóminas de eventuales candidatos para las elecciones que parece que están lejos, pero los meses se pasan volando.
   Sin embargo tengo la certeza que no es poca la molestia que provoca en la sociedad ese empecinamiento de muchos integrantes de las corrientes de pensamiento que estando en posesión de importantes cargos, al mayor tiempo lo dedican a su promoción con miras a las urnas, más que a las necesidades de la gente que son muchas y variadas.
   Porque lo más importante es la gestión, cumplir con lo prometido y no caer al repetido recurso de la demagogia que luego se transforma en desencanto, con ese feo sentimiento de sentirnos estafados o al menos defraudados en nuestras expectativas.
   Lo correcto sería que todo aquel funcionario con apetencias de ascender en la consideración de la gente o de reiterar candidaturas, se apartara de sus funciones a través de una licencia hasta después de las elecciones, incluso como mecanismo de aventar suspicacias de injerencia estatal en la campaña.
   Si bien todos los gobiernos, todos, han apelado a la publicidad oficial como encubierta manera de hacer campaña proselitista, sería hora de terminar con esas viejas mañas porque a los elevados costos de la publicidad no los paga el partido, sino que los pagamos todos, pensemos o no como el candidato.
   Y un homenaje a la seriedad y la honestidad sería que antes del comicio, se conocieran dos detalles: la identidad y los montos que aportan ciertas empresas a las campañas, que lo hacen no como un gasto sino a manera de inversión, porque seguramente de alguna manera recobrarán lo invertido.
   Suena a utopía, pero alguien, alguna vez, debe hacerlo…

Pese a la sensible baja…
UN AÑO MÁS DE VIGENCIA
PARA  EL CORDOBESISMO
   No es aventurado suponer con cierta firmeza, que no fueron pocos los acontecimientos ocurridos en Córdoba, de los que seguramente y en su momento se ocupará la historia que diariamente se escribe.
   Fue un año de inocultables realizaciones y más que nada de reactivación del eterno promesómetro desde el momento que se tuvo la certeza de las fechas determinadas para la elección de gobernador, vice y legisladores que terminan en sus mandatos, sumados a las intendencias de las más de 300 comunas que calculo figuran en el mapa cordobés.
   Uno de los principales problemas que afrontamos sigue siendo la inseguridad, con una policía que no termina de purgarse ni de adecentarse, porque con alarmante frecuencia se conocen episodios de corrupción en sus filas, no siempre en los niveles más bajos.
   Aún espera la ciudadanía una definición acerca del destino de las tantas armas que fueran robadas en la mismísima Jefatura, como así también de otros hechos que involucran a jerarquías de la Institución azul.
   El narcotráfico ha sufrido un par de golpes que pueden ser considerados trascendentes, pero el negocio sigue progresando en el menudeo del que poco se ocupa la autoridad que opta por los grandes procedimientos en lugar de terminar con el flagelo partiendo del vicioso consumidor.
   Muchas de las obras encaradas han sido posibles por los aportes nacionales, pese a lo cual se los presenta como logros propios en la profusa y onerosa difusión de actos de gobierno que es la excusa, cuando en realidad es abierta publicidad precomicial que no paga el partido gobernante sino que la pagamos todos, pensemos o no como los que mandan en la provincia.
   Año en que entre otros trascendentes protagonistas de instancias recientes, murieron José Manuel de la Sota y Luciano Benjamín Menéndez, contemporáneos a la hora de escribir una historia para los cordobeses en las que aparecen diferencias, logros, fracasos, dudas, sangre y misterios que ya están en lo inescrutable del más allá.
    Ya en el cabotaje el cordobesismo está -estamos- enormemente endeudados, tomamos préstamos a largo plazo y todo es parte de una ambiciosa campaña para quedarse.
   Un año más en el que sobrevivimos a los golpes arteros de la voracidad impositiva y tuvimos que acostumbrarnos a la ineficiencia de una EPEC virtualmente quebrada que sigue ofreciendo un servicio deplorable que derrapa con una lluviecita o con un viento que supere levemente a la brisa.
   La cuestión es que la gente evidencia inquietud sumada a la desorientación de qué puede suceder a futuro, cuando la demanda energética exija mayor calidad y cantidad a la proveedora, que no está ni estará en condiciones de satisfacer.
   Año duro fue también para esta Córdoba que se empeña en mantener a un signo político que a lo largo de su vigencia, no ha sabido superar los problemas que desde años atrás, nos siguen agobiando pero no vacila en prometer soluciones a futuro que jamás supo implementar.
   Al quedar nulas las posibilidades de continuar con el “tomala vos, dámela a mí” no es poca la preocupación que se ha instalado en el equipo oficialista, porque en mucha medida significa, aunque se lo pretenda negar, en el final de un cordobesismo que no todos aceptaron.

Justicia de oídos sordos
LA MEGACAUSA Y EL ABUSO
DE  LA  PRISIÓN PREVENTIVA
   En septiembre de 2015, más de 150 países reunidos en una Cumbre aprobaron Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), 17 metas que pretenden lograr un mundo  mejor para  el año 2030.  
   Con el número 16 se aspira a “promover sociedades  justas, pacíficas e inclusivas, facilitar el acceso a la justicia y crear instituciones eficaces y responsables”. En este punto la Organización de las Naciones Unidas manifiesta su preocupación por la corrupción de instituciones como el Poder Judicial y la policía, la falta de estado de derecho y la cantidad de presos sin sentencia, que se mantiene en un 31 por ciento en distintos países.
   Imposible no dirigir el pensamiento a la causa del Registro de la Propiedad de Córdoba donde la prisión preventiva, sistemática y prolongada, alcanzó casi al 70 por ciento de los imputados, pese a tratarse de personas comunes, con trabajo estable, con arraigo y  sin antecedentes penales que justificaran su detención.
   Personas inocentes acorde al derecho nacional e internacional que nos rige.  Lo grave de reconocer es que resultaron de tales medidas algunas consecuencias irreparables, como las personas que fallecieron en esa prisión sin ser jamás juzgadas, pesando sobre todos la desazón de que fue la  Justicia, corporizada en Poder Judicial, quien les arrebató los más elementales derechos.  
   La ONU  alienta a los ciudadanos comunes a preguntarse cómo incorporar los objetivos en su día a día y bueno sería  extender entonces los cuestionamientos al Poder Judicial y saber si alguien asumirá la responsabilidad civil,  judicial,  ética, moral o la que sea sobre estos hechos, camino a creer que de verdad puedan generarse instituciones eficientes.

Aciertos y falencias
UN AÑO MÁS EN ESTA CÓRDOBA
NUESTRA  PATRIA  DE  SIEMPRE
   Una pregunta recurrente no tan sólo por curiosidad sino por advertir el despliegue de mejoras y modificaciones que se están llevando a cabo desde antes de mediados del año que ya muere y que por lo visto, continuarán por varios meses más.
        En consecuencia, suena lógica la pregunta que tanto nos hicimos en estos últimos meses: ¿Es que tan destruída estaba Córdoba?
   Probablemente atrasada en algunos aspectos edilicios y en materia de servicios, pero esta andanada de obras con un olorcito precomicial es para tomar en cuenta.
   Nuevas peatonales, remozadas veredas de La Cañada, valorización del barrio Guemes, campaña de reposición de luminarias, pavimentación de calles, cuidado de plazas, obras que no se ven como los desagues, pero que se huelen como las cloacas y otros emprendimientos, marcaron la impronta de una ciudad en permanente movimiento, pese a que de su recaudación destina casi el 60 por ciento para el pago de sueldos a sus más de 11 mil empleados, más los tercerizados a los que hay que acudir cuando los efectivos se encaprichan.
   Pero quedan las deudas de siempre que en las últimas gestiones no ha sido posible superar como lo son el transporte, la basura y el caos urbano a cualquier hora, con el detalle saliente que los inspectores están donde no son necesarios y se nota su ausencia en los lugares más críticos.
   Apuesto lo que quieran, que al apresurado bacheo intensivo de calles lo harán dos semanas antes de las elecciones y a pleno sol, cuando se vé.
   Así y todo, dejando de lado -aunque sea difícil- algunas cuestiones negativas, ¡qué hermosa, atractiva y acogedora es esta Córdoba, nuestra Patria de siempre!
  
Córdoba, enorme zona roja
EL HAMPA SIGUE  BATIENDO
RÉCORDS  Y  ES IMPARABLE
   En el tema del crecimiento de la delincuencia por encima de las cifras dibujadas que de vez en cuando se dan a conocer desde el gobierno, anida en el seno de la sociedad cordobesa el convencimiento que es hora que dejemos de lado aquello de designar como “zona roja” a cualquier sector de la ciudad donde se concentraran hechos delictivos.
   La razón es muy simple, porque ahora toda la ciudad es una gigantesca e incontrolable zona roja, y lo decimos por verificaciones diarias de advertir la escasa presencia policial preventiva, aunque con bombos y platillos se anuncie con cierta frecuencia la incorporación de personal bisoño y la compra de tecnología, armamento y comunicaciones en una pretendida lucha contra el delito que se sigue expandiendo, porque no encuentra un dique de contención que garantice el imperio de la ley.
   Hasta el cansancio venimos pregonando que de nada sirven los enormes gastos que se concretan, por lo general en compras directas y sin licitación, porque mientras no se aplique una política integral de seguridad que contemple a la prevención como acción prioritaria, el hampa seguirá creciendo y haciendo daño, al amparo de una impunidad que el propio poder le viene regalando.
   Uno de los más recientes ejemplos de este acerto, es que a una empresa ubicada en Los Boulevares, ya van 47 veces que le roban parte de su techo para lo cual los ladrones deben operar en banda de muchos integrantes, con aparatología para cortes de metal, apoyo de vehículos y disponibilidad de tiempo no menor a las 6 horas.
   En ese tiempo nadie vio nada raro ni escuchó ruidos sospechosos.
   Entonces es para pensar por evidente certeza, que la delincuencia hace lo que quiere en espacios sugestivamente liberados de patrullaje, o que la Justicia es renuente a firmar órdenes de allanamiento en sectores que fueron escenario de episodios de “gatillo fácil”.
   En definitiva, ¿cuál es la verdad?
   Verdad hay una sola, y se llama realidad

***************************************************************************
La cocina de SLB 
ANGELITO, NUESTRO CHEF, NOS
INDICA LA FORMA DE PREPARAR
UN SABROSO LECHÓN RELLENO

   ¿Quién que sea de buen paladar, puede sustraerse a la idea de preparar y saborear un lechón relleno? Nuestro cheff especialista en recetas veganas y de las otras, nos ilustró acerca del tema, no sin antes recomendarnos la inclusión en este blog de todo lo necesario para culminar con éxito la aventura de preparar un plato digno de los comensales más exigentes. A continuación se detallan los ingredientes necesarios y una guía para la preparación de la especialidad culinaria. Y en la sección audios de este blog, están las indicaciones de Angelito, especialmente en cuanto a los secretos que por lo general esconden los cocineros:

LECHON RELLENO (ingredientes)

1 LECHON DE 10 KG
MOSTAZA, SALSA DE SOJA, AJO Y NARANJAS A GUSTO
750 GR DE ARROZ
4 CEBOLLAS PICADAS
2 DIENTES DE AJO
2 PIMIENTOS ROJOS PICADOS
2 PECHUGAS DE POLLO
2 CHORIZOS ESPAÑOLES
1 TAZA DE PASAS DE UVA SIN SEMILLA
1 TAZA DE CIRUELAS SIN CAROZO
1 TAZA ACEITUNAS NEGRAS DESCAROZADAS
1 CUCHARADA DE OREGANO
½ LITRO DE VINO BLANCO
1 LITRO DE CALDO DE AVE
PIMENTÓN Y AZAFRÁN O CÚRCUMA

PREPARACION

Freir las cebollas en poco aceite, agregar los pimientos picados, las pasas de uva y de ciruelas. Incorporar el pollo previamente cocido y reservar el caldo. Se sugiere desmenuzar las pechugas en trozos para conservar las proteínas, los chorizos cortados en rodajas, las aceitunas enteras y todas las especias. Agregar páprika, o azafrán o cúrcuma, el consomé de pollo y el vino.
Saltear el arroz con los ajos con aceite y verterlo con todo lo preparado anteriormente.
Dejar hervir 5 minutos, apagar y dejar reposar por 30 minutos.
Rellenar y costurear el lechón, limpiar y lubricar el cuero y hornear a 160 grados por tres horas.
Maridar si es posible con un malbec de 13° de alcohol o un cabernet sauvignon de hasta 14°. Pero si más le apetece un blanco chardonnay, fresco y joven, la opción es individual y ajustada al gusto de cada uno.


  Junto al colega Pablo Colazo
DOMINGUERA  INCURSIÓN EN
“EL MITRE CLUB” POR AM810

   En su calidad de periodista independiente, Gonio Ferrari ha venido comentando algunos temas de actualidad en el programa “El Mitre Club” que conduce el colega Pablo Colazo por la AM810 cada mañana dominguera. En este penúltimo día del 2018, Gonio se refirió escuetamente a la realidad nacional en el año que fenece y un pantallazo de la ciudad durante el mismo período. A continuación, las desgrabaciones de tales intervenciones:


ESFUERZO POR HACER UN PANORAMA DEL 2018

   Año vertiginoso si los hubo y en todos los órdenes, aunque los espacios a veces no alcanzan para una evaluación detallada de tantos aconteceres que de una manera o de otra nos marcaron.
   Aunque sin entrar en pormenores, la conclusión básica e ineludible es que seguimos vivos después de haber caminado por varias cornisas de angustias, estar en los terrenos de las incertidumbres y algunos, los más pesimistas que se dedicaron a plumerear el nicho cuando la vida aún les ofrece la maravilla del resurgimiento.
   Buen año para los dueños del dinero, la banca y los especuladores, a quienes el horóscopo les resultó demasiado favorable, porque es el sector que aprovecha todos los vientos, incluso aquellos que aparecen como destructores huracanes.
   La inflación no dejó su vieja e indomable costumbre de hacer daño, la inseguridad generalizada tuvo en su contra algunos flashes impactantes, pero el hampa con el dinero narco no deja de fortalecerse ni de expandirse, probablemente -como lo aseguran sus miles de víctimas- apoyada en leyes todavía benignas que le consagran su impunidad.
   Los mal disimulados movimientos de todos los sectores de la oposición, destinados a instaurar un molesto clima de ingobernabilidad responden a un plan elaborado, frente a un gobierno a veces irresoluto y que cuando adopta determinaciones lo hace sin convicciones con un cuestionable sentido del manejo de la información, lo que le resta espacio a la hora de defender medidas netamente impopulares.
   La herencia recibida perdió su consistencia de excusa y la actual oposición aplaudió esa derivación a los olvidos, hasta que los cuadernos de la corrupción que afectaron incluso a encumbrados empresarios reactivaron su vigencia, adelgazada, pero vigencia al fin.
   Nuestro dolor por el destino de los 44 compatriotas del ARA San Juan, la definición del caso Maldonado y la sombra de la prisión para muchos ex altos dirigentes políticos fueron parte de las novedades que aportó este casi extinto 2018.
   La brutal escalada en los precios de la mercadería para el diario sustento, las subas impositivas y el descalabro en los valores de los servicios fueron y siguen siendo las principales preocupaciones de la gente; las que acrecentaron la indignación y abrieron las puertas a las dudas acerca del futuro no tanto en el aspecto comicial, sino en las perspectivas acerca de nuestra calidad de vida.
   El G20 como rotundo éxito para el gobierno y una especie de invasión previa a la entrega del país, visto a través del prisma apocalíptico de la oposición que también descalificó el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, como si hubiéramos tenido otras opciones para superar un descalabro que no se diluye con mecanismos demagógicos.
   Un detalle saliente fue la también estructurada campaña feminazi -como muchos la calificaron- tendiente a la despenalización absoluta del aborto que aunque parezca desconexa, bien se la puede emparentar a la más reciente expresión con su delirante extremo de “muerte al macho”, de la mano de una tardía denuncia por un ataque sexual.
   Año en que entre otros trascendentes protagonistas de instancias recientes, murieron José Manuel de la Sota y Luciano Benjamín Menéndez, contemporáneos a la hora de escribir una historia para los cordobeses en las que aparecen diferencias, logros, fracasos, dudas, sangre y misterios que ya están en lo inescrutable del más allá.
   Ya en el cabotaje el cordobesismo está -estamos- enormemente endeudados, se hacen obras costosas con ayuda nacional, tomamos préstamos a largo plazo y todo es parte de una ambiciosa campaña para quedarse.
   En cuanto a la ciudad, bien puede ser parte de otro capítulo…

LA CIUDAD, SIEMPRE EN OBRAS

   ¿Es que tan destruída estaba Córdoba?
   Probablemente atrasada en algunos aspectos edilicios y en materia de servicios, pero esta andanada de obras con un olorcito precomicial es para tomar en cuenta.
   Nuevas peatonales, remozadas veredas de La Cañada, valorización del barrio Guemes, campaña de reposición de luminarias, pavimentación de calles, cuidado de plazas, obras que no se ven como los desagues, pero que se huelen como las cloacas y otros emprendimientos, marcaron la impronta de una ciudad en permanente movimiento, pese a que de su recaudación destina casi el 60 por ciento para el pago de sueldos a sus más de 11 mil empleados, más los tercerizados a los que hay que acudir cuando los efectivos se encaprichan.
   Pero quedan las deudas de siempre que en las últimas gestiones no ha sido posible superar como lo son el transporte, la basura y el caos urbano a cualquier hora, con el detalle saliente que los inspectores están donde no son necesarios y se nota su ausencia en los lugares más críticos.
   Apuesto lo que quieran, que al apresurado bacheo intensivo de calles lo harán dos semanas antes de las elecciones y a pleno sol, cuando se vé.
   Así y todo, dejando de lado -aunque sea difícil- algunas cuestiones negativas, ¡qué hermosa, atractiva y acogedora es esta Córdoba, nuestra Patria de siempre!