14 de julio de 2019

S.L.B.: EL MAL SINDICALISMO ARGENTINO PELIGROSAMENTE CERCA DE LA MAFIA - UNA NUEVA AFRENTA A LOS USUARIOS DEL TRANSPORTE URBANO - LA MEGACAUSA Y SU APORTE A LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA - EL "IDILIO POLÍTICO" QUE ASOMA COMO BENEFICIO - "FANTASMAS" EN LA VIEJA PENITENCIARÍA - DISPAR RELACIÓN ENTRE POLÍTICOS EN CAMPAÑA Y PERIODISTAS - NUESTRO ARCHIVO INDISCRETO CON MAURICIO MACRI, ETC.

Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme los buenos” del domingo 17/07/19 emitido en dúplex por AM580 y la 88.5FM ambas de Radio Universidad Nacional de Córdoba.

Demasiada prepotencia y riquezas ocultas
EL  SINDICALISMO QUE SUPIMOS CONSEGUIR
ESTÁ  MÁS  CERCA DE LA MAFIA QUE DE LOS
CLÁSICOS ORGANISMOS DE TRABAJADORES

   Desde aquellos no tan lontanos tiempos del peronismo en sus raíces antes de la mitad del siglo pasado, la efervescencia del sector de los trabajadores encontró histórica contención y escalera hacia el éxito y el poder político, en el paulatino protagonismo que el naciente justicialismo le fue aportando al movimiento obrero.
   No es necesario recordar aquello tan pasado ahora de moda que sacralizaba eso de combatir al capital, una de las estrofas más salientes de la marcha partidaria que eternizara, entre otros, el vocalista tanguero Hugo del Carril y que ahora muchos han optado por olvidar.
   Algo debe tener o mejor señalemos que mucho en realidad, la sensualidad de eso: del poder que está más allá de la notoriedad para formar parte esencial de las apetencias que llevan al bienestar que proporciona el dinero, muy por encima de la fama que para algunos y no pocos, es puro cuento.
   Es necesario en este punto poner en claro, cuando entramos a ver el alto protagonismo de muchos dirigentes sindicales en la vida político-partidista, que de ninguna manera se trata de cuestionar la legitimidad ni la oportunidad de muchas acciones llevadas a cabo en procura o en defensa de conquistas para la masa trabajadora, sino de poner en evidencia como si fuera necesario, que buena parte del movimiento sindical argentino ha entrado a una peligrosa etapa de prepotencia, autoritarismo y violencia.
   Y por eso de encumbrar a los más carteludos o sea aquellos que agreden como mecanismo de imponer posturas, es que los llamados o autotitulados “combativos” son los que con mayor celeridad ascienden hasta ocupar cargos electivos en provincias y a nivel nacional y algunos, con posiciones en el exterior.
   Pero lo que molesta realmente a la mayoría de la sociedad, es el llamativo enriquecimiento patrimonial de muchos dirigentes sindicales, esos que pregonan contra el hambre ajeno, contra las injusticias patronales y contra la insensibilidad del Estado, pero viven en lujosas mansiones, devinieron en prósperos empresarios con inversiones incluso en el exterior y dinero de sobra para bancar todas las acciones que encaran para perpetuarse en las cumbres alcanzadas.
   Vemos ahora que el poder que se le otorgara a la dirigencia sindical fue excesivo, por encima de las necesidades históricas, hasta el punto de transformarla en la columna vertebral de un movimiento político, de amplia ideología desde la derecha extrema de su nacimiento hasta sus versiones izquierdosas que supimos padecer.
   Ahora, cuando se busca encasillarlos dentro de la lógica de las instituciones, es que sienten vulnerados los que creen ser sus derechos, que en realidad fueron rapiñas alcanzadas con la violencia, el apriete y la obligada complicidad de quienes, laboralmente postrados, los siguen sosteniendo por necesidad más que por íntima convicción.
   Y para no pecar de sabihondo sino de confesar mi inclinación por los grandes pensadores, viene al caso citar algunos dichos que pueden ser considerados irrefutables en este tema del exceso de poder.
   Lord Acton decía que el poder tiende a corromper y el poder absoluto corrompe absolutamente y Voltaire sostenía que la pasión de dominar es la más terrible de todas las enfermedades del espíritu humano.
   El sindicalismo argentino recobrará el respeto de la gente no cuando sus capitostes hagan algún tardío voto de pobreza, sino cuando apliquen metodologías leales y legales en su permanente lucha por defender derechos de los trabajadores.
   Y cuando demuestren que más allá de sus apetencias políticas y personales, para lo cual se comprometen ideológicamente más con la angurria que con las ideas y los principios, recuperen la humildad que supieron lucir muchos pioneros de la actividad sindical a los que no hay para qué nombrarlos por el riesgo de olvidar a alguno, sino para que por ser conocidos, se transformen en ejemplos.
   Lyn Yutang que algo dominaba de estas cuestiones, fue terminante cuando concluyó afirmando que el máximo del poder es la iniciación de la decadencia.
   Para que muchos paracaidistas y oportunistas del sindicalismo, lo tengan siempre presente.
   ¡Ahh! Y antes de olvidarme, Bacon supo decir que no hay cosa que haga más daño a una nación, como el que la gente astuta pase por inteligente.
   Y no se dirigía a ningún sector en particular…

Se acentúa una ¿curiosa complicidad?
NUEVA AFRENTA  A  LOS  CORDOBESES EN OTRA
MANIFESTACIÓN DE CAPRICHOS  GREMIALES QUE
BENEFICIA A LA ANGURRIA DE LOS EMPRESARIOS
   No siempre se aciertan los pronósticos, por lo general cuando se trata de situaciones en las que intervienen tantos intereses, especialmente económicos y cuando median ciertas vinculaciones con el poder político, que a veces resulta más atinado intentar adivinar la quiniela que una actitud humana.
   No es la primera vez que aventuramos desde este espacio una seguidilla de acciones en materia de transporte urbano de pasajeros en esta capital cordobesa, en la que intervienen tres factores: el sector empresario personificado en la Fetap, el segmento laboral representado por la UTA y el poder concedente que es la Municipalidad de Córdoba.
   El objetivo de los usuarios es siempre el mismo: todo lo concerniente con la tarifa del boleto y sus caprichosas actualizaciones que significan siempre un golpe bajo al bolsillo, y no es un error sostener que aquí se paga el boleto más caro del país, para una prestación que día a día se ha venido deteriorando.
   El ciclo es permanente y en este orden: la dirigencia gremial aduce deterioro salarial, pérdida de otros beneficios y cualquier otro argumento, para reclamar incremento de sueldos, a lo que como es costumbre la Federación de Empresarios del Transporte Automotor se niega con lo que se allana el camino hacia un paro del transporte, y más de uno ha tenido características de salvaje como ese reciente que duró 10 días.
   La Muni dice que no habrá aumento, el ministerio de trabajo de la provincia mira al vacío, la gente trabajadora pierde los suplementos por presentismo y puntualidad y otras conquistas, se decreta el aumento y cuando reanudan los servicios, la gente putea a los choferes, mientras su dirigencia, con la acostumbrada hipocresía y sin ponerse colorado por una verguenza inexistente, pide disculpas al resto mayoritario de los laburantes afectados.
   Y así la rueda gira y gira en una película que hemos visto y padecido demasiadas veces como para seguir tolerando el conocimiento del deplorable final de siempre: el que siempre se jode es el pasajero que vaya ironía sostiene a este perverso sistema como rehén necesario -y siempre lo hemos sostenido- para que persista y se reitere el pacto sindical-empresario.
   Llegará el día en que las cosas se estabilicen y adecenten, que los empresarios pierdan su angurria o mueran por ella y que los dirigentes sindicales se nutran alguna vez con una mínima porción de sensibilidad social no tan solo hacia la comunidad porque eso les interesa medio corno, pero al menos con sus iguales trabajadores de otras actividades que dependen del transporte para cumplir con sus obligaciones.
   Ni que hablar de los estudiantes, de los que necesitan atención médica fuera de su casa, de los que necesitan movilizarse por cualquier otro motivo.
   Los empresarios lloran por los subsidios pero no explican por qué, las empresas que no los reciben, pueden subsistir y más aún crecer sin llegar a la alevosía del precio del boleto que ahora pretenden establecer con las presiones de siempre y apelando a los pasajeros, desamparados rehenes también de siempre.
   No es simple entender que los caprichos o la desmedida ambición, asesten golpes tan arteros y repetidos contra los que menos tienen.

Schiaretti – Macri, firmes en lo suyo
UN “IDILIO  POLÍTICO”  QUE  ASOMA COMO
BENEFICIOSO PARA SUS PROTAGONISTAS
   Esos que pensaban que era virtualmente imposible abrazarse en la misma fórmula un peronista con cualquier personaje de otra corriente de pensamiento, han quedado descolocados o al menos desactualizados con relación a la realidad que se vive.
   Porque hasta Jorge Luis Borges se equivocó cuando sostuvo con ironía la mentira que para él significaba aquello de que la política es el arte de lo posible, corrigiendo el concepto para proclamar que en realidad la política es el arte de lo imposible, si es que nos ajustamos a los tiempos que estamos viviendo.
   ¿Macri junto a un peronista? ¿Un peronista junto a Macri?
   Dejando de lado todas las especulaciones y las sesudas evaluaciones ideológicas, el juntar a la derecha con algo más allá de sus límites sonaba utópico parece que al menos en Argentina es un preconcepto que va quedando relegado para la historia.
   ¿Será que hay que pensar entonces en una saludable madurez por parte de los principales exponentes de la política argentina?
   Por eso dejando de lado la situación de la dupla Macri-Pichetto, debemos centrarnos en algo que  al análisis de los observadores era aún menos posible, como unir en objetivos comunes a nuestro gobernador, coinventor del cordobesismo, con la figura del actual presidente y postulante a repetir su mandato.
   Es que Córdoba no la pasó nada bien en los años del kirchnerato, cuando según algunos memoriosos recibía una simbólica coparticipación de un peso mensual, se agigantaba a niveles increíbles la deuda del puerto con Córdoba y si eso fue cierto, da para inscribirlo como un récord no de las miserias de la política, sino de tan irrisoria suma para la segunda provincia del país, no encolumnada con las subcorrientes que mandaban en la Nación y con necesidades que no podía satisfacer como consecuencia, en materia de obra pública y otros rubros trascendentes.
   Pero allí están los dos, felices de necesitarse mutuamente, solidarios en distintos aspectos, respetándose aún en las propias diferencias que supieron distanciarlos ideológicamente, aunque los entendidos descartan eso del futuro de Juan como eventual aspirante a la Presidencia.
   ¿Es bueno, regular o malo este, llamémosle “idilio” político?
   El tiempo lo calificará por sus resultados, pero a la luz de la reinstauración del respeto y de las miras comunes hacia la grandeza, bien podemos sostener -puedo, en lo personal- rogar y convencerme que es plausible y necesario.


La Megacausa del Registro y más sorpresas
TOMÁNDOLA COMO MODELO, SUPONE DURA
TAREA PARA LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA
   Prosiguiendo con los nuevos conceptos que en el futuro pudieren ser acuñados por  la Real Academia Española y/o enciclopedias afines para definir, describir o caracterizar la causa del Registro de la Propiedad de Córdoba, con probabilidad encontraríamos los siguientes: La prisión preventiva, constitucionalmente excepcional, como  sinónimo de “todos presos”.
   El principio de inocencia hasta la realización de un juicio justo, como sinónimo de “culpables hasta que demuestren lo contrario”.
   La garantía de libertad durante el proceso, como sinónimo de  “llegar esposados desde Bouwer a cada audiencia”. El riesgo procesal de no tener arraigo o trabajo, como sinónimo de “encarcelar trabajadores con familia y sin antecedentes”. El plazo razonable, como sinónimo de “tres años de prisión sin juicio”.
   Pero eso no es todo, porque bien podemos agregar el concepto de banda como personas organizadas con un fin, como sinónimo de “juntar en la misma bolsa un montón de personas que no se conocen entre sí”. La lógica del  juicio previo a la condena,  como sinónimo de “llegar al juicio con la condena cumplida”. La normativa de jueces distintos para preservar la imparcialidad, como sinónimo de “comisión especial juzgadora”.
   La prohibición de juzgar a las mismas personas por lo mismo, como sinónimo de “reciclar a los mismos imputados para nuevos juicios”. La garantía constitucional de igualdad sin privilegios, como sinónimo de “ser ciego, sordo y mudo ante cualquier acusación contra funcionarios poderosos”.
 Si nuestro raciocinio no falla, en esta causa existe un propio y muy particular diccionario, en el que restará encontrar la conveniencia de sus significados.
   ¡Menuda tarea para los cerebros de la Real Academia Española, cuando creíamos que con el lenguaje inclusivo se había colmado su paciencia!

Asaltos, robos, arrebatos, etc.
EN LAS CERCANÍAS DE LA VIEJA PENITENCIARÍA
ALGUNOS FANTASMAS  NO SE HAN  RESIGNADO
   Así como algunos personajes más cercanos a la centuria que a la juventud todavía recuerdan las andanzas de la “pelada” de la Cañada allá por los meandros del viejo Abrojal de la décima, vecino de Bella Vista, no son pocos los que juran haber visto pasear fantasmas en las manzanas más próximas a lo que era la Penitenciaría del urbano barrio San Martín.
   El tema es que se prometió transformar esos predios en parques previa demolición del penal, o dejando así como un pedacito de su construcción como símbolo de muchos recuerdos y parte de la historia cordobesa.
   Pero poco se avanza, las oscuridades son por noches verdaderamente impenetrables, el miedo se instaló en el vecindario que se dice desprotegido y los amigos del ocio y del dinero fácil, se vienen esmerando en hacer lo que ellos, con cierto aire de estudiada dignidad, denominan como su trabajo.
   Los habitantes del sector, espantados por su cotidiana realidad, no saben algo que ocurrió pocos días atrás y el relato corresponde a una persona con la que nos conocemos, también es conocida por el Dr. Silvestro, absolutamente digna de confianza, respeto y credibilidad.
   Poco después de la medianoche circulaba en su moto, casco reglamentario puesto por las oscuridades del bulevar Los Andes, que días atrás este personaje había visto pletórico de luces.
   De golpe se le aparecieron dos tipos, uno de los cuales con una rama tupida le acertó en el cuerpo, mi amigo perdió el dominio de la moto, cayó a un charco barroso y su vehículo corrió unos metros hasta caer a tierra y en tal inferioridad, uno de los cacos amagó con sacar un fierro de su cintura pero la víctima -que para mala suerte de los choros es instructor en artes marciales- lo tumbó de un trompadón que le desacomodó la carretilla de la cara.
   El otro tipo vino a colaborar con su cómplice, pero cuando el motociclista se pudo desprender del casco y se vieron las caras, el choro que había quedado en pie huyó despavorido.
   No conozco o no me alcanzó a contar qué había pasado con el cara vapuleada, pero minutos después llegó la policía avisada por los vecinos y al menos por ahora, la historia ha terminado.
   Al menos un capítulo, que enseñará a los choros de esa zona, que antes de agarrárselas con alguien al que suponen extraño o indefenso, que tengan primero la gentileza de hacerlo que se identifique.
   A lo mejor es incómodo para los choros, pero alguna vez debieran aprender a respetar a las que creen que serán sus víctimas.
   No es un cuento. Sucedió días atrás, cerca de la ex Penitenciaría de Barrio San Martín.


NUESTRO ARCHIVO INDISCRETO
“Invitado” de hoy, el Ing. Mauricio Macri

Terror hasta de los más encumbrados
UN  MECANISMO QUE NO SE FIJA EN JERARQUÍAS
NI EN IMÁGENES FABRICADAS: USAR EL ARCHIVO
Un estadista en serio, o que se precie de tal condición, no debe apresurarse llevado por la demagogia, la buena intención y sus propios anhelos, jamás debe aventurarse a prometer algo, acerca de lo cual no tiene la certeza de poder alcanzar.
   Y como es mi costumbre muchas veces de apelar a los grandes pensadores de la historia, Eurípides supo decir que la peste que trastorna y destruye las ciudades son los discursos engañosos, las bellas palabras. No es cuestión de agradar a los oídos; deben decirse cosas.
   Y como esto es para todos, respetemos también los sabios conceptos de Pitágoras, cuando comentó que “Para aquellos que aspiran al poder, no hay mejor elemento que la masa de los pobres, cuyo idealismo es alimentado por el descontento, hijo primogénito de la miseria”.
   Y de esas situaciones, los argentinos es mucho lo que conocemos…
   Sobre todo, para que lo entiendan los fabricantes de pobres, de antes y de ahora…
   Por cuestiones técnicas que seguramente iremos superando a medida que transcurre la vigencia de nuestro espacio, no podemos ofrecerles aquí la desgrabación de las palabras del Sr. Presidente de la Nación, pronunciadas tres años atrás, pero en la columna de “AUDIOS” de este blog, en el costado superior derecho, se las puede encontrar. Agradecemos la comprensión de amigos y seguidores de “Síganme los buenos” en su año 14° de divulgación a través de Radio Universidad de Córdoba.


Popularmente el que “se encula” pierde
DISPAR RELACIÓN ENTRE POLÍTICOS
EN CAMPAÑA CON LOS PERIODISTAS
   Días pasados el aspirante a la presidencia de la Nación por mandato kirchnerista fue protagonista de dos hechos que en realidad fueron periodísticamente intrascendentes, pero que al menos sirven para intentar corregir algunas conductas que pueden ser consideradas díscolas, equivocadas o sencillamente guarangas.
   Primero en Comodoro Py, lugar de veraneo relámpago y no siempre gratuito para varios, el Dr. Alberto Fernández se enojó con una movilera conocida por algunas acciones descomedidas con sus entrevistados, pero es su estilo y medio país la conoce, pero después este muchacho por momentos amnésico se la agarró con colegas mediterráneos cuando vino a compartir creo que un café nada más -que jamás apareció en las fotos- con su compañero o ex compañero, Juan Schiaretti en el despacho mayor del gigantesco rallador de queso de ese mamotreto que le llaman el panal.
   Pero no es el único culpable y me quiero permitir absolverlo parcialmente por su inconducta: los periodistas aunque algunos estemos excedidos de silueta, no somos ganado en pie, como para que nos condenen a un corralito limitatorio cada vez que viene algún personaje digno de ser reporteado.
   Aunque no queremos exagerar tomando esa costumbre como un acto de leve censura o discriminación, también hay que educar al periodismo en el sentido de no abalanzarse, pegarle microfonazos en la cara, pisar zapatos bien lustrados o despeinar a quien se detiene para conversar con ellos.
   Es un tema para educación recíproca: las autoridades de protocolo deben entender que acorralarnos no es la mejor manera de tratarnos y los colegas, que se dejen de joder pensando que por estar encima van a obtener una mejor nota o la primicia con la que viven soñando.
   Cualquier vecino con un celular logrará declaraciones que llegarán a cualquier rincón del planeta y en menos de 10 segundos.
   Cada día sirve para aprender algo nuevo, más allá de aquella famosa y delicada frase que dice que en los reportajes, “el que se encula, pierde”.


9 de julio de 2019

Murió Fernando de la Rúa


LOS  DEL “CLUB  DEL  HELICÓPTERO”  SON
NEGADORES DEL “CLUB DE LA CAÑONERA”

 Personalmente quiero adherir a los conceptos del colega y amigo Luis Beresovsky: “QEPD Sr. Pesidente constitucional, elegido por el pueblo y derrocado por quienes, con su ambición personalista robaron el país y particularmente la Provincia de Buenos. Nunca olvidaré la cara de alegría de los gobernadores peronistas reunidos en San Luis, mientras en sus propias provincias el caos programado producía muertes. De que te sirvió Rodriguez Saa, de que te sirvió Duhalde, de que te sirvió Ruckauf, de que te sirvió De la Sota? El banquete se lo comieron otros y el país se derrumbó”.
 Por gentileza de la colega Cristina Castello, conceptos de Sergio R. Palacios: “Buen viaje Fernando. Queda el buen recuerdo personal y el saber que la tuya fue una vida honesta. Vivió siempre del producido de su trabajo de abogado. Por si no lo saben “fue un abogado exitoso” de los de verdad. Brillante legislador que dejó leyes hoy con plena vida. Condenada su Presidencia por esa sentencia de muerte por goteo de la economía que fue la “convertibilidad”. Muchos errores. Pero errores políticos no mafia o saqueo. Nadie estudia o revisa esos días porque muchos de los conspiradores que desde los errores montaron su salida con sangre, hoy caminan y son protagonistas de la política”.
Desde su libertad de opinar en redes sociales, el post de Marcelo Conejero:En la Argentina cuando falleces sos bueno en el acto, mis condolencias van a las familias de los muertos que el MÁS INÚTIL de la política Argentina no supo detener a tiempo 38 muertos evitables, y un juicio donde dejo libre a un asesino”.
Gonio Ferrari: murió un hombre, animal político, a quien ciertos grupos sectarios no dejaron gobernar y dieron lugar a una seguidilla de fracasos que todavía estamos lamentando. Un hombre que cometió errores, que incurrió en omisiones y que toleró demasiado, en nombre de la libre expresión, todas las injurias e irrespetuosidades de las que fue callada víctima. Un par de veces pude reportearlo en mi condición de periodista y me encontré con un tipo sencillo, llano y dispuesto al diálogo sin condicionamientos ni libreto impuesto. Estos
momentos de congoja no son para pasar facturas, pero no olvidemos jamás algunas de ellas: Tinelli pese a todo todavía está suelto y quiere ser Presidente; los responsables de 52 muertos en la Estación Once dicen ser inocentes y De la Rúa no fue frecuente visitante de Comodoro Py, ni de conventos financieros, ni de hoteles en el Sur ni acusado por el hambre en el Chaco ni accionista del tesoro vaticano. No buscó asilo en el extranjero ni viajó al exterior para curar su enfermedad. Tengamos entonces la grandeza del respeto y evoquemos la actitud cívica de Balbín al despedir en nombre del Congreso Nacional, los restos de Juan Domingo Perón. Que los responsables de su último viaje en helicóptero desde la terraza de la Casa Rosada ejerciten también la memoria y no caigan en su habitual amnesia: Perón en el ’55 huyó y se refugió en una cañonera paraguaya. Esto no es gorilismo. Se trata simplemente de parte de nuestra historia. En lo personal, mis condolencias a la familia de Fernando De la Rúa.
Gonio Ferrari



7 de julio de 2019

S.L.B.: EL FRÍO QUE MATA: ESTADÍSTICAS QUE NO PUEDEN SER CONSUELO NI DISCULPA - 446 AÑOS DE MI PATRIA CORDOBESA - BACHELET Y LOS DD.HH. EN VENEZUELA - MEGACAUSA DEL REGISTRO, LEJOS DE CONOCERSE LA VERDAD REAL - ARCHIVO INDISCRETO, NUEVO SEGMENTO - NUESTRA ¿INDEPENDENCIA? CUMPLE 203 AÑOS - FÚTBOL, ARBITRAJES, TECNOLOGÍA Y OTROS PAPELONES, ETC.

Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme los buenos” emitido en dúplex por AM580 y la 88.5FM ambas de Radio Universidad Nacional de Córdoba, edición n° 576 del domingo 7 de julio de 2019.

El frío que mata
QUE LAS ESTADÍSTICAS NO SEAN
UN  CONSUELO NI UNA DISCULPA
   Pocas veces me ha tocado pasar hambre, pero hambre real, el hambre de no comer, pero fue en circunstancias especiales durante coberturas periodísticas que tuve la fortuna profesional de experimentar.
   Pero el hambre se supera comiendo como camino hacia la recuperación del organismo.
   Pero padecer frío, debe ser la sensación más horrible que pueda soportar el ser humano porque es mutilante del espíritu, condicionante de movimientos, camino a la desesperanza…
   Pensar en el frío ajeno, ese que sufren los más desposeídos cuando lo más doloroso es saber que se trata de un estado evitable, es cuando más indigna y exaspera.
   Es lógico que el invierno es el primer aliado de ese estado tan doloroso e invalidante, pero en las comunidades organizadas, suele ser el Estado protector quien aporta las soluciones o al menos los paliativos que le permitan al afectado, al menos suponer que lo están amparando.
   El frío y quienes lo padecen suelen ser también motivos de enfoques políticos, de peleas ideológicas y de elementos utilizados en las campañas proselitistas, como se viene advirtiendo ahora entre nosotros, que desde todos los sectores han tomado al frío como aliado o como enemigo, según convengan las circunstancias.
   Para los que no están porque se fueron, es una mácula que caracteriza a los que ahora gobiernan y ejecutan campañas que suponen de esclarecimiento, pero más son de ataques sin el aporte de soluciones.
   El frío es universal y no solamente lamentable privilegio de los argentinos, porque las bajas temperaturas se sufren en los Estados Unidos, en Europa y en cualquier otro punto de la geografía terrestre, por lo que asignarle exclusividad argentina, más que un despropósito es una imbecilidad.
   Hay dos elementos que son irrebatibles, incuestionables y certeros como las estadísticas serias y el ejercicio de la memoria no tan sólo para las comparaciones, sino mejor digamos para tomar conciencia de una realidad que muchos pretenden deformar.
   Red Solidaria es una Organización No Gubernamental considerada seria y las cifras que viene dando a conocer ponen en claro, al menos en parte, la verdad entre nosotros, refiriéndonos a quienes viven en eso que le llaman “situación de calle” por no llamarle despiadada intemperie, porque consigna que en el año 2012 murieron por el frío 67 argentinos, las víctimas por la misma causa en el 2013 fueron 76, al año siguiente, 2014, el frío mató a 86 personas y no se registran datos del 2015.
   Luego consigna que las víctimas fatales por lo que se puede llamar hipotermia urbana durante el año 2016 fueron 14, al año posterior llegaron a 5, en el año pasado o sea el 2018 sumaron 13 y en lo que va del 2019 estarían contabilizados alrededor de 12 muertes por el frío.
   No viene al caso porque sería desviar el eje del tema, dar a conocer las cifras que se manejan en otros países porque al drama es preciso darle solución en gran medida a cargo del Estado, atendiendo eso tan sagrado que debiera ser el respeto por las prioridades.
   Ni siquiera podemos tomar como ejemplos o modelos lo que ocurre en otras latitudes porque hay una notable diferencia de idiosincrasias y la nuestra es demasiado especial en eso de asignar demoras y omisiones a sus gobernantes, lo que a veces más que ataques, son pedidos de auxilio que no siempre se atienden.
   La protección de la gente contra las inclemencias del tiempo debiera ser atendida especialmente con una acción más positiva que sus remedios, porque debe ponerse el acento en la prevención de todas esas situaciones.
   No se trata solamente de juntar votos publicitando aciertos ni de asignar culpas cuando se divulgan  indiferencias.
   Todos los gobernantes debieran grabarse en sus cabezas un comentario que hiciera un pensador cuyo nombre ahora no recuerdo: “quien todo sabe sufrir, a todo puede atreverse”, aunque suene como amenaza cuando en realidad se me ocurre que es una frase acunada en la desesperación.
  
446 años
LO  SIGO SOSTENIENDO: ARGENTINA
ES MI PAÍS Y CORDOBA ES MI PATRIA
 

   Debo jurar por si es necesario, que pasan y seguirán pasando los años y en nada cambia ni cambiará mi homenaje de cada 6 de julio a esta ciudad donde nací, crecí, no terminé de estudiar, me malcrié protestando, trabajé y no pienso despedirme de ella ni un minuto antes de lo que sentencie el implacable Dueño de Todos los Relojes.
    Porque desde que me acuerdo y que no son pocos años, lo digo desde el más inaccesible rincón de mi alma y con orgullo porque así lo siento: Argentina es mi país, pero Córdoba es mi Patria.  
   Crecemos amando a mi ciudad como es: anárquica y sensual; desordenada y doctoral con humor de sobra para exportar y un cíclico malhumor social para atender.
   Ciudad maltratada por la desidia de los que dicen que mandan y por la anarquía que permiten esos mismos, los que creen que la gobiernan, porque si lo hicieran, no serían tan permeables a los caprichos de sectores que todos conocemos.
   Aquí en Córdoba anidan el orgullo de las raíces, la histórica arrogancia de sus luchas, la humildad mediterránea y las industrias del humor, del apodo, de los yuyos, del cuarteto y del fernet.  
   Y porque somos sus hijos, amamos a esta Córdoba magnética,  romántica, mágica y soberbia, aunque la arruinen con su negligencia los que debieran mimarla y hermosearla y la ensucien los que a veces la convierten en un chiquero… que les molesta.
   Amamos a la ciudad avasallante que ejerce idéntica atracción en sus hijos adoptivos, en los que la visitan desde cualquier lejanía o cercanía geográfica para después quedarse y en los que se aquerencian con el pretexto de estudiar.
   Córdoba tiene la protectora calidez de una mamá.
   También en miles de casos sin fijarse en el origen asume su condición de genuina madre sustituta.
   Ciudad símbolo, ruidosa, altiva, insegura y sorprendente, quiero abrazar otra vez ese poco prolijo laberinto de tus barrios, los rumorosos bares de cada esquina, la estridencia de tus avenidas, los colores de tus clubes, el malo y caro transporte urbano, los candados de tus conventos, la pasión de tus políticos, la dañina insolencia de tu río cuando crece, la intemperie de tus villas, la sonoridad de tus campanas, el catálogo de tus baches, la penosa sorpresa de los cortes de luz, los agresivos piquetes que injurian a mi libertad de andar, la golosa redondez de tus alfajores, la fiestera pachorra de tu Justicia, la inimitable contundencia de tu tonada, la frescura de tus estudiantes, la mentirosa solemnidad de tus doctores, la altivez de tus universidades, la columna vertebral de tu hermoseada Cañada, la mugre sabatina de tu invadida peatonal, la añosa certidumbre de tus templos, tu maravillosa lozanía en el otoño, los calorones del verano, la explosión estudiantil de cada primavera, el silencioso abrigo de todos los inviernos…
    Quiero más que nada, confesarte en mi rito anual, cuánto te amo.
    Por la generosa hospitalidad de tu tierra.
    Por el linaje de esas cadenas que me atan a tu historia, a tus luchas, a tus días y a tu gente…
    En este cumpleaños y aunque pasen los tiempos que nos lleven, ¡salud mi ciudad!, patria de siempre…

Realidad sudamericana
LA  SRA. BACHELET Y LOS DERECHOS
HUMANOS  EN LA  VENEZUELA DE HOY
   La Sra. Michelle Bachelet, expresidenta de la República de Chile, se desempeña como Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, un cargo que aparte de su internacional condición honorífica, supone una ardua tarea como es la de evaluar las condiciones de distintos países en cuanto al respeto por los derechos humanos y las violaciones que en tal sentido hubieran ocurrido o pudieran ocurrir.
   Los argentinos vivimos sensibilizados al máximo con ese tema por lo tanto que nos tocara padecer en los años más tenebrosos de nuestra historia reciente, cuando el poder militar asaltó a las instituciones de la República e instauró una forma demasiado particular de imponer el orden a través del espanto en una marejada de secuestros, torturas, sangre y desapariciones sin destino conocido.
   No es momento de entrar en la vieja diferencia entre quienes se aprovecharon del Estado para ejercer un terrorismo despiadado, ni refrescar muchas memorias atacadas de amnesia si nos referimos al accionar del otro extremo, que también con metodologías asesinas de igual manera secuestró, torturó y mató, con el riesgo de que muchos piensen en una reivindicación de la teoría de los dos demonios, por lo que en lo personal debo poner en claro que mis guías son las vivencias y la memoria integral, sin parcialismos ideológicos.
   El tema ahora es Venezuela y esa gragea de sensibilidad que ha demostrado el presidente Maduro al liberar a 22 presos políticos de los cientos que por decirlo de alguna manera, alberga en sus cárceles.
   Nuestro país, cuando se recuperaron las libertades y volvió a regir el estado de derecho allá por 1983, entró en una etapa de cicatrización de heridas que no todos los políticos entendieron y menos practicaron, hasta el punto que una amplia franja de argentinos hace como que no mira la realidad venezolana y ni pensar en repudiar los abusos que se vienen allí cometiendo desde el desaparecido Chávez hasta lo que ocurre con Maduro.
   Nadie de la dirigencia “K” ha repudiado las medidas que sumieron en el hambre a los venezolanos que siguen emigrando incluso en gran medida hasta nuestras ciudades, espantados por la realidad que estaban padeciendo y siguen insistiendo, en un absurdo paralelo, que aquí tenemos presos políticos cuando en realidad son políticos presos por actos de corrupción.
   Venezuela se desangra y la Sra. Bachelet reveló que son más de 7.000 las víctimas ocasionadas por las fuerzas regulares y los paramilitares venezolanos que adhieren a Maduro y sus métodos, al presentar su informe sobre los derechos humanos en el país bolivariano.
   No existen válidos motivos para descalificar a Bachelet, a la luz de la reciente resolución de Maduro con respecto a 22 de sus rehenes que mantenía en prisión y que con una medida autocalificada como de generosidad los puso en libertad frente a una comunidad internacional espantada, al conocerse el número de inmolados de distintas maneras por el terrorismo instaurado e impuesto por los mismos gobernantes y sus políticas.
   ¿Comparaciones con nosotros? Serían francamente imposibles porque aquí, ayudados por el tiempo y el ejercicio pleno de la democracia recuperada, pudimos ver juzgados con todas las garantías constitucionales a los responsables de los años más oscuros de nuestra historia, en los tiempos del desprecio, condenados y en prisión.
   Roguemos que la paz, el orden y el respeto por las leyes regresen pronto a Venezuela para empezar a cerrar heridas, recuperar el orden y normalizar la vida institucional tan agredida incluso desde adentro para que el pueblo de ese rico país vuelva a la normalidad, sin tener que emigrar en procura de contar con algo parecido a la calidad de vida que estuvieron perdiendo.
   Lo merecen por haber sufrido tanto y por haber lamentado haber padecido incluso la enorme injusticia de ser marginados en su propia tierra.
   Los derechos humanos se encaminan, por fin,  a ser la bandera de todos aquellos que padecen la injusticia de la falta de libertad y tienen la buena fortuna que alguien se ocupe de ellos, aunque los descalifiquen aquellos que comulgan con metodologías violentas y autoritarias para imponer sus ideologías.
   Por suerte y vale repetirlo, los conocemos a todos…

Megacausa: ¿qué dirán las enciclopedias?
¿CUÁNTOS AÑOS VIENEN PASANDO?  Y LEJOS
ESTAMOS AÚN DE CONOCER LA VERDAD REAL
   En algunos años es probable que pueda leerse en el diccionario de la Real Academia Española y también  en  la popular Wikipedia y enciclopedias afines la siguiente definición: Causa del Registro de la Propiedad de Córdoba, dícese de una causa judicial por negocios millonarios iniciada en la Provincia de Córdoba, Argentina, en el año 2005, sin finalización conocida ni por conocerse, en la que cientos de personas, en su mayoría trabajadores, sin antecedentes penales y sin fortuna, fueron encarcelados  de manera sistemática sin juicio, bajo prisión preventiva, contradiciendo el mandato de la Constitución del país.
   Y el libraco y los sistemas informáticos agregarán entre otras a la definición, esto que seguramente será textual: Ignorando el principio de inocencia, estas  personas cumplieron condenas anticipadas y fueron juzgadas después de años de encierro por una comisión especial designada por el Poder Judicial de la Provincia.
   Fueron hechos destacados los testimonios de imputados a quienes se les ofreció la libertad a cambio de declararse culpables, los altos funcionarios acusados que no fueron juzgados ni apresados, las condenas fundamentadas en la íntima convicción y  los juicios repetidos a los mismos por lo mismo.
   Numerosos organismos nacionales e internacionales dictaminaron el abuso de la prisión en la causa y hasta el día de hoy los familiares reclaman Justicia.
   Podrían considerarse así como sinónimos de esta causa:
Prisión preventiva sistemática, prisión sin juicio, condena anticipada, trabajadores presos, inocentes presos, prisión prolongada, prisión inconstitucional, comisión especial, jueces repetidos, ofrecimiento extorsivo, justicia parcial, justicia desigual,  justicia arbitraria, justicia irracional,  justicia ilegal, justicia señalada, justicia cuestionada, justicia en deuda.
   Por donde lo miremos y trascendiendo tiempos y circunstancias, esto seguirá  siendo  una cuestión de justicia pendiente.


“Archivo indiscreto”, un nuevo segmento
ES CASI IMPOSIBLE EVADIRSE DE LA
CONTUNDENCIA  DE  LOS  ARCHIVOS
   Habida cuenta de la importancia trascendental que asume la preservación de archivos ya sean gráficos, vocales o imágenes cinematográficas o televisivas en tiempos de campaña electoral especialmente, es que nuestro equipo de Producción se lanzó a colectar, en este caso, valiosos testimonios de declaraciones realizadas no mucho tiempo atrás por quienes ahora están en el poder, o por distintas circunstancias -sobre todo electorales- debieron alejarse de esas mieles.
   En la primera entrega de este domingo, a la que seguirán desfilando y regalándonos su aporte personajes de distintas corriente del pensamiento, ofrecemos una parte del reportaje que le hiciera Diego Brancatelli posiblemente en el caducado espacio 6-7-8 al Dr. Alberto Fernández, actual candidato a la Presidencia de la Nación postulado por el kirchnerismo.
   Por cuestiones meramente técnicas, este material se encuentra ubicado en el sector de AUDIOS, en la columna derecha, parte superior de este blog.

9 de Julio, a 203 años
UN NUEVO ANIVERSARIO DE NUESTRA
INDEPENDENCIA (QUE  NO  ES  TANTA)
   Pasado mañana celebramos un nuevo aniversario de nuestra independencia, que no acaba de concretarse pese al paso de dos siglos, más concretamente 203 años.
   De alguna manera, seguimos dependiendo, y no poco.
   En lo económico, por ejemplo, de los caprichos de la banca nacional y la internacional que nos tienen agarrados de allí.
   En lo productivo, de lo que decidan el campo, la industria y otros sectores en nombre de todos, como si todos tuviéramos soja, sembráramos trigo, cosecháramos maíz o fabricáramos aviones, autos o motos.
   En lo político, los del interior dependemos del humor porteño, de las trenzas que se arman, de los acuerdos que se concretan, de las fidelidades que se exijan, de las broncas que se generen o de las mentiras a las que estaríamos obligados a tomar como verdades.
   En lo deportivo, dependemos de cómo se estructuren los campeonatos, de cómo se comporten los árbitros y de qué apoyo económico estatal reciban nuestras instituciones.
   En lo cultural, de qué música nos impongan como moda, qué ropa nos insten a usar, qué comidas y bebidas nos sugieran casi como una obligación de consumo.
   Resumiendo, seguiremos siendo dependientes de otros, tanto de afuera como de adentro, mientras no asentemos nuestra propia identidad y aprendamos de nuestra rica historia que el camino al procerato es arduo, sacrificado y patriótico más allá de las apetencias materiales y la vocación por las inclinaciones dinásticas.
   Esto se resolverá cuando entendamos y obremos con coherencia de Nación y sentido de argentinidad.
   Aquel 9 de julio de 1816 en Tucumán conquistamos lo que todavía es uno de los principales motivos de la lucha diaria de los más de 40 millones de argentinos.
   No es necesario inventar prohombres ni fabricar más bronce del que nos señalan el tiempo, la historia y la memoria.

Un amigo me dijo “nos FIFAron”
BRASIL, UN ÁRBITRO Y LA TECNOLOGIA SE
ASOCIARON  PARA  ROBARNOS  UNA COPA
   Hay veces que las derrotas o los objetivos no alcanzados no molestan y se transforman en un refrescante placer para el espíritu, al menos para los que al deporte lo tomamos como una recreación, un esfuerzo, un sano y placentero sacrificio.
   Para el equipo nacional que nos representa, la Copa América ya pasó, ya es historia, ya es anécdotas, ya es bronca y algo de desilusión porque poco pesó tener el equipo más caro del mundo a la hora de los bifes, en lo que ocurre en la cancha y no en los bolsillos de nuestros agraciados futbolistas.
   En lo personal, debo confesar que he llegado a la convicción plena y absoluta, que Lionel Messi es humano, sabe defenderse, tiene huevos para hacer varias tortillas, omeletes y licores.
   Lo del partido con Brasil fue escandaloso por el arbitraje, por la manera en que les permitieron a los dueños de casa ensañarse con el mejor del mundo, por el manejo de los tiempos adicionados y por otra pila de argumentos que manejarán seguramente con mayor soltura y fundamentos técnicos los cronistas deportivos.
   Pero esto de ayer contra Chile superó todas las previsiones en materia de maldades, estudiadas equivocaciones, excesivas tolerancias y ese inocultable respeto del árbitro paraguayo por la obediencia debida supongo a la Conmebol.
   A Messi lo hartaron a patadas, a empujones, le echaron gallos, le tironearon la casmiseta en cada córner y otras iniquidades permitidas merced al vistagordismo de un tipo al que pusieron allí con un silbato y una indicación acerca de su cometido a cumplir.
   El soplapitos, débil humano, quiso ser más importante que el mejor jugador de fútbol que se ha visto en los últimos tiempos y cagándose en el VAR como había ocurrido contra Brasil, lo exoneró de la cancha.
   Y después, si, descubrimos al Messi humano, calentón, juez y verdugo con los que manejan el más popular de los deportes.
   Nunca le habíamos visto llanto cuando le pegan, ni cuando lo insultan, ni cuando de alguna manera lo dañan y menos aún escuchar palabras subidas de tono por el rosarino.
   Esta vez trató de boludos a muchos, acusó de mafiosos a otros y condenó a los máximos dirigentes por corruptos. Por fin lo descubrimos y es para repetirlo: Messi es humano cuando habíamos llegado a pensar en su condición de extraterrestre.
   Lo único que no le perdono, aunque tiene el atenuante de la calentura, que no haya acompañado al resto del equipo en esa hipócrita ceremonia de la premiación.
   Así y todo, pocos han sido los que han osado enfrentar a un poder, como es el futbolístico mundial, tan fuerte como el Vaticano o el tesoro de los Estados Unidos.
   Y a eso lo hizo ese exenano ahora gigante, que se llama Lionel Messi.
   Y para mi orgullo y el de muchos, es argentino…